La auto-estima

La autoestima es uno de los pilares de una personalidad equilibrada, junto al equilibrio emocional y la fuerza de voluntad. Se desarrolla desde edades muy tempranas y supone un ejercicio personal y una interpretación y asimilación de la información que los demás nos envían sobre nosotros mismos.

La autoestima es la visión que uno tiene de sí mismo, tanto de lo positivo como de lo negativo. En la edad escolar se forja la autoestima y se considera un elemento crucial para el desarrollo de los jóvenes.

En esta acción formativa, los profesores aprenderán, de cara a poder enseñarlo a sus alumnos, a:

  • Conocer los puntos fuertes y débiles que cada uno tiene.
  • Aprender a potenciar las fortalezas y a mejorar las debilidades.
  • Aceptar de forma realista la forma de ser sin centrarse sólo en lo positivo o en lo negativo.
  • Pedir feedback para completar la visión propia de uno mismo.
  • Dar feedback positivo y negativo para ayudar al conocimiento de los demás.
  • Plantearse metas alcanzables y realistas.
  • Quererse como uno es.
  • Ser capaz de vivir sin estar condicionado por la opinión ajena.